La región de San Diego recibirá 300 millones de dólares de Washington para una nueva instalación federal que permita tratar las aguas residuales provenientes de México antes de que contaminen las costas al norte de la frontera, según se indicó el domingo en un reporte periodístico.

Líderes del Congreso anunciaron el financiamiento en diciembre, pero no estaba claro si el dinero sería distribuido en toda la frontera suroccidental o dedicado especialmente a combatir la contaminación en el Valle del Río Tijuana justo al sur del condado San Diego, reportó el diario Los Angeles Times.

Ahora las autoridades creen que la mayor parte del dinero -si no es que todo- será repartido en el área de San Diego y sus alrededores, gracias al texto incluido en el T-MEC, el tratado firmado por el Presidente Donald Trump el 29 de enero que reemplazó al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, agregó el rotativo.

La contaminación con aguas tóxicas provenientes de México ha obligado a cerrar las costas de Imperial Beach y otras áreas del condado San Diego durante más de 500 días en los últimos tres años, según documentos judiciales citados por el Times.

El enfoque representa un cambio en los añejos esfuerzos para ayudar a México a mantener su sistema de aguas residuales en Tijuana.

A mediados del año pasado, altos funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos visitaron San Diego para establecer un plan con varias opciones sobre cómo enfrentar la contaminación.

Desde entonces, los líderes locales han presionado para que se construya una instalación de 400 millones de dólares al norte de la frontera con el fin de interceptar y tratar las aguas residuales. Se calcula que el proyecto podría reducir los flujos transfronterizos de contaminantes de unos 138 días en promedio a unos 12.

Kevin Faulconer, alcalde de San Diego, prometió que el dinero sería utilizado para “limpiar las aguas residuales del Valle del Río Tijuana de una vez por todas”. Faulconer estaba presente cuando Trump firmó el acuerdo en la Casa Blanca la semana pasada.

Las autoridades de la EPA llevarán a cabo una reunión pública en Coronado el 9 de marzo para analizar los próximos pasos a seguir.