Se trata de un tema financiero que ha ayudado a nuestro país desde hace décadas. Los mexicanos que viven en Estados Unidos han fortalecido la economía de poblados y ciudades enteras con sus envíos de dinero a las familias que los esperan. Estas remesas nunca habían tenido un trimestre tan grande hasta que llegó 2019.

Son prácticamente 7,700 millones de dólares que han entrado a México gracias a los envíos de dinero por parte de connacionales en la nación del pay de manzana. La cifra es la más alta registrada en la historia de estos dos países vecinos. En comparativa, el arranque del 2004 apenas logró recibir la suma de 3,734 millones de dólares. ¿Cómo sucedió esto? Analistas sugieren que el gobierno de Donald Trump ha funcionado en materia laboral.

Michoacán recibe la mayoría

El crecimiento que se registra en este arranque del 2019 es del 7.1%, es decir, 512 millones de dólares más que en el primer trimestre del año pasado. El estado más beneficiado con estos recursos, según datos del Banco de México, es Michoacán. Recordemos que el territorio en donde descansa la mariposa monarca mantiene una gran presencia de nacionales en Estados Unidos.

Después de Michoacán, y sus 774 millones de dólares recibidos por concepto de remesas, se encuentra el estado de Jalisco con 763 millones de billetes verdes recibidos. En tercer sitio encontramos a Guanajuato (681), seguido por el Estado de México (443) y Oaxaca (393), el único territorio sureño en la lista de los más beneficiados con el tema de las remesas. Esto deja ver cifras de alivio para la economía nacional, justo en época de crisis.

El bajo salario mexicano

La presencia mexicana en Estados Unidos ha generado una sacudida a los ingresos de miles de familias en México. Con un salario estadounidense se puede sostener tranquilamente a una familia nacional, sobretodo si vemos que la ganancia promedio en nuestro país es de apenas 4,000 pesos mensuales. (211 dólares) El salario mínimo mexicano ha aumentado a 102 pesos por día, una cifra que ni siquiera se acerca a las ganancias de un trabajador promedio en la nación del blues.

El mayor crecimiento en cuestión de remesas se vivió en 2006, cuando los datos reportaron avances del 21%. En ese entonces, los mexicanos en Estados Unidos enviaron 5,734 millones de dólares a nuestro país en el primer trimestre. Los datos recabados por el Banco de México dejan ver que nunca antes se había recibido tanto dinero extranjero, por parte de trabajadores nacionales, que terminará siendo utilizado en un país que ha tenido que recortar gastos para funcionar.

Trump ha intentado atrapar las remesas mexicanas para financiar su muro. En contraste, el presidente mexicano busca bajar las comisiones bancarias de las remesas para que entre cada vez más dinero al país.