El ingreso de México por remesas ha incrementado su tamaño con relación a varios indicadores de la economía mexicana, como el Producto Interno Bruto (PIB) o el consumo privado, destacó el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

El gerente de Estadísticas Económicas del CEMLA, Jesús A. Cervantes González, refiere que las remesas medidas como proporción del PIB se elevaron de 1.7 puntos porcentuales en 2013 a 2.7 puntos porcentuales en 2018. Por su parte, con relación al consumo privado se incrementaron de 2.6 puntos porcentuales en 2013 a 4.2 unidades en 2018, agrega un análisis el también coordinador del Foro de Remesas de América Latina y el Caribe del organismo regional.

Resalta que México es la tercera economía receptora de remesas en el mundo (luego de la India y China y seguida por Filipinas), la primera en América Latina y el Caribe y la principal receptora de remesas enviadas desde Estados Unidos.

En 2018, señala, las remesas a México sumaron 33 mil 470 millones de dólares y su crecimiento anual fue de 10.5 por ciento, ingresos derivados de 103.9 millones de envíos, lo que implicó que el país recibiera 285 mil remesas diarias, cuyo monto promedio ascendió a 322 dólares.

Con ello, apunta Cervantes González, las remesas acumularon cinco años con un crecimiento de manera sostenida y, de 2013 a 2018, su aumento resultó de 50.1 por ciento. Para febrero de 2019, el ingreso anual por remesas (acumulado de 12 meses) ascendió a 33 mil 761 millones de dólares.

El gerente de Estadísticas Económicas del CEMLA apunta que la evolución favorable de las remesas ha sido compartida por los 32 estados del país, lo que ha contribuido a mejorar los niveles de vida y de gasto de los hogares receptores.

De hecho, en 2018, en tres estados del país las remesas superaron a tres mil millones de dólares: Michoacán, tres mil 392 millones; Jalisco, tres mil 287 millones y Guanajuato, tres mil 045 millones de dólares.

Tales cifras se comparan con ingresos totales por remesas de países como Brasil (dos mil 565 millones), Jamaica (dos mil 346 millones), Ecuador (tres mil 031 millones), Perú (tres mil 25 millones) y Haití (tres mil 331 millones de dólares), según la información de sus bancos centrales.