Vestidos del mismo color, quizás por el mismo sastre, congratulándose por la cancelación del tratado con Irán, con las sanciones contra Irán, el regalo (innecesario) de las alturas del Golán (que no son de él) a Israel y del resto de Siria a Rusia, el ataque (casi coreografiado) de Hamas en Tel Aviv, la reunión de Trump y Bibi inaugura la reunión de AIPAC y garantizan la reelección de Netanyahu y de paso le regala Siria a Rusia celebrando el reporte que lo limpia de toda culpa en el caso de Rusia y libera su campaña para el también, igual que Bibi, garantizar su reelección.

Siguiendo el nuevo guion evangelista Netanyahu le recuerda a Trump que desde Ciro (el de Persia) él es el mayor bien que Israel ha tenido y gracias al cual – finalmente- Netanyahu ya pudo declarar que jamás devolverá un metro de terreno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here