Ante el reto de garantizar alimentación de una población cada ves más creciente, el maíz mexicano y sus diferentes variedades representan una oportunidad de contar con una fuente de alimentación para el futuro, independientemente de los efectos del cambio climático.

Así lo aseguraron los especialistas de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), Alicia Mastreta y Mauricio Bellón, al compartir con Notimex la investigación que este organismo llevo a cabo sobre el potencial de maíz mexicano.
En entrevista, Alicia Mastreta recordó el alto valor que guarda el maíz, al ser “un invento de México, luego de ser domesticado hace 10 mil años por las antiguas poblaciones prehispánicas, a partir de una semilla silvestre conocida como teocintle”.
Aseguró que el maíz “es un invento de los mexicanos, pero a su vez podemos decir que los mexicanos son un invento del maíz, porque no hubiéra sido posible construir las civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica sin este cultivo».
El maíz es una planta maravillosa, porque tiene gran capacidad de adaptación, de manera que se le puede ver creciendo a nivel del mar y alcanzar grandes alturas, características por las que se la han llevado a otras partes del mundo como alimento.
Esta semilla es versátil pues hoy también se le dan usos como cereal forrajero o como fuente de biocombustible, y todo gracias a una labor de evolución que se le pueden atribuir a los campesinos mexicanos.
Contrario a lo que muchos consideran, los pequeños productores continúan siendo una clave importante para la producción del maíz en México, pues es gracias a su labor que hoy existe una gran variedad de al menos 60 razas nativas que se han adaptado a diferentes condiciones de clima y ecosistemas. La investigadora aseguró que hablar de maíz en México, es hablar de maíces, y destacó que se produce en agricultura campesina o de tipo comercial.
Reveló que lo que diferencia entre ambas agriculturas es la intensidad de producción, de manera que el agricultor campesino puede que únicamente produzca hasta tres toneladas por hectárea, mientras que un productor intensivo como los de Sinaloa producen hasta ocho toneladas por la misma extensión de tierra.
A primera vista y bajo una visión global, en donde se busca incrementar la producción para garantizar la alimentación, al productor campesino se le suele ver erróneamente como “un lastre” para la agricultura nacional porque produce menos de tres toneladas por hectárea. Sin embargo, si se ve desde un punto de vista crítico, descubriremos que los pequeños productores, al producir solo para su autoconsumo, continúan con la práctica milenaria que llevó al mexicano a inventar el maíz que hoy conocemos, al seleccionar los mejores granos para las siembras futuras. De esta manera, los pequeños productores en realidad son los ingenieros del maíz, pues en su proceso de selección aseguran las variedades genéticas más resistentes para el futuro, además de que ayudan a que continúe el proceso evolutivo. Como resultado, tenemos que hay pequeños productores que son capaces de sembrar maíz en lugares áridos o pedregosos, donde normalmente el maíz hibrido nunca se daría, y todo gracias a que han ayudado a seleccionar los granos que mejor se adaptan a dichas condiciones.
En pocas palabras, “los campesinos están produciendo donde los productores intensivos no podrían, entonces de entrada estamos obteniendo maíz en lugares donde la agricultura convencional no sería rentable o es muy complicada”.
Pero además, dijo, resulta que los pequeños productores agricultores trabajan en conjunto cerca de 4.6 millones de hectáreas, “y cuando se multiplica esa producción, estamos hablando de millones de toneladas de maíz que alcanza para alimentar a 55 millones de mexicanos”.
En ese sentido, consideró que los pequeños productores contribuyen de manera importante a alimentar a cerca del 40 por ciento de la población mexicana.
Mauricio Bellón consideró que el verdadero reto es ver cómo podemos hacer más eficientes a estas poblaciones que se dedican a producir a pequeña escala, ya que ello se traduciría en un beneficio tanto para estos productores como para la población mexicana que consume este grano.
Precisó que este trabajo de fortalecimiento no implica homogeneizar los procesos de trabajo de los campesinos con los grandes productores, y enfatizó que debe revalorarse el papel de los pequeños productores «para dejar de verlos como gente atrasada o que no contribuyen a la producción, para verlos como lo que son productores estratégicos que garantizan la garan diversidad genética que ayuda a producir nuevos maíces”.
Esto es de vital importancia, sobre todo ahora que enfrentamos un fenómeno como el cambio climático, y en donde es indispensable generar resiliencia, y esto implica incluso garantizar esta resiliencia en la producción de alimentos para el futuro.
Advirtió que si se llegara a cometer el error de eliminar a estos pequeños productores o se les sumara a la producción de un maíz híbrido a gran escala, lo que ocurriría a largo plazo es que se limitaría la oportunidad de tener opciones de maíz en caso de algún cambio en el clima o alguna adversidad.
Si una producción en estas condiciones entra en crisis, sería mucha la gente que se quedaría sin comer por condenarla a no tener otra opción que consumir un maíz que está en crisis por no tener una variedad genética que le permita reproducirse y crecer en condiciones diferentes a las que se encuentra, aseguró.
Por ello, resaltó que México además de ser la fuente que dio origen al maíz, continuará siendo un país estratégico para la alimentación futura y en ese sentido, el maíz, su principal invención, jugará un papel clave en el cual los campesinos y pequeños productores seguirán siendo “los ingenieros de la agricultura”.