Bobby Azarian es un neurocientífico de la Universidad George Mason que explica en un reciente artículo que es importante conocer la mente de los partidarios de Trump para lo cual desarrolla una lista de catorce fallas mentales.

Hace énfasis en que no todos los partidarios de Trump son personas racistas, mentalmente vulnerables o fundamentalmente malas.  Es perjudicial para la sociedad cualquier intento de demonizar a los oponentes políticos como enfermos mentales cuando no lo están, es Igualmente dañino pretender que no hay factores psicológicos claros que subyacen en gran parte de la lealtad incansable de los partidarios de Trump.

Los fenómenos psicológicos que se describen a continuación pertenecen principalmente aquellos partidarios que siguen a Trump sin importar qué escándalos salgan a la luz o las evidencias de comportamiento inmoral o ilegal.

  1. Lo práctico triunfa sobre la moralidad

Para algunas personas ricas es sólo un asunto financiero Trump, ofrece recortes de impuestos gubernamentales, los empresarios ganan dinero aun cuando esto va en contra de las regulaciones para proteger el medio ambiente.  Otros consideran que el presidente está tratando de atraer empleos a Estados Unidos y consideran la inmigración como un peligro ya que un país con fronteras abiertas no es sostenible.

Estas personas han puesto sus preocupaciones prácticas encima de los morales, no importa lo que haya hecho para derrotar a su oponente político.  No se sabe si estas personas seguirán eternamente a Trump, se descubrirá si se permite la investigación de Mueller.

  1. El sistema de atención del cerebro se encuentra más ocupado con Trump

De acuerdo a un estudio que supervisó la actividad cerebral los participantes que observaron 40 minutos anuncios políticos y clips de debate de los candidatos presidenciales Donald Trump es único que pudo para mantener el cerebro ocupado, mantuvo elevadas tanto la atención como la excitación emocional durante la sesión, este patrón se observó aun cuando Trump, hizo comentarios con los que las personas no necesariamente estaban de acuerdo.  Su talento para el espectáculo y su lenguaje simple resuenan en algunos a un nivel visceral

  1. La obsesión de Estados Unidos con el entretenimiento y las celebridades

La lealtad de Los partidarios de Trump se puede explicar por la adicción al entretenimiento, para algunos no importa lo que realmente diga, solo porque es muy divertido de ver, siempre te quedas preguntándote ¿qué cosa escandalosa va a decir o hacer a continuación? Los mantiene al borde del asiento y algunos partidarios perdonarán todo lo que él diga mientras los mantengan entretenidos.

  1. “Algunos hombres sólo quieren ver el mundo arder”

Algunas personas inteligentes simplemente apoyan a Trump para rebelarse o para provocar caos en el sistema político.  Pueden sentirse tan disgustados con el establishment como con los demócratas. Su apoyo a Trump es un dedo medio simbólico dirigido a Washington.  Estas personas no tienen claras sus prioridades y quizá tengan otros problemas como el deseo innato engañar a otros.

  1. El factor miedo: los conservadores son más sensibles a la amenaza

La ciencia ha demostrado el cerebro conservador tiene una respuesta de miedo exagerada cuando se enfrenta a estímulos que pueden ser percibidos como amenazantes.  Investigaciones señalan que los conservadores tienen una reacción fisiológica más fuerte a los ruidos sorpresivos e imágenes gráficas, en comparación con los liberales.  Estas respuestas son automáticas no están influenciadas por la lógica o la razón, mientras Trump continúe generando temor con sus discursos hacia los musulmanes o los inmigrantes    hispanos señalando el peligro inminente, muchos cerebros conservadores se encenderán involuntariamente.  El miedo mantiene a sus seguidores con energía y centrados en la seguridad. Cuando creen que han encontrado al protector, se preocupan menos por los comentarios ofensivos y la división que generan.

  1. El poder de recordar la mortalidad y la percepción de la amenaza existencial

La teoría de la gestión del terror explica porque el temor que provoca Trump es doblemente efectivo.  La teoría se basa en el hecho de tener una conciencia única de mortalidad; lo Inevitable de la muerte crea terror existencial, ansiedad que siempre se encuentra latente.  Para manejar ese terror los humanos adoptan visiones del mundo culturales como las religiones las ideologías políticas y las identidades nacionales que sirven como un amortiguador al vincular la vida con significado y valor.

La teoría de gestión del terror predice que cuando las personas recuerdan su propia mortalidad, defenderán con más fuerza a quienes comparten sus visiones del mundo y actúan de manera más agresiva con quienes no lo hacen.  Los recordatorios de muerte no sólo aumentan el nacionalismo que también influyen en los hábitos de votación reales.  Es inquietante el estudio llevado a cabo con estudiantes estadounidenses, científicos descubrieron que, al exaltar la mortalidad, el apoyo a las intervenciones militares extremas de las fuerzas estadounidenses se incrementó a pesar de implicar muertes de civiles en el extranjero.  Curiosamente el efecto estaba presente sólo en los conservadores probablemente puede atribuirse a su mayor respuesta al miedo.

Enfatizar constantemente la amenaza existencial, crea una condición psicológica qué hace que el cerebro responda positiva y activamente a las declaraciones intolerantes.

  1. El efecto Dunning Krueger los seres humanos sobreestiman su pericia política.

El problema no es sólo que está en mal informados es que desconocen por completo que están mal informados, pero creen estar bien informados. Cuando Trump les dice el crimen se está disparando en los Estados Unidos o que la economía es lo peor que ha ocurrido simplemente confían en su palabra.

Este efecto es un sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio.

  1. Privación relativa -Un sentido equivocado de derecho

La privación relativa se refiere la experiencia de ser privado de algo a la que se cree tener derecho. El descontento qué se siente al comparar su posición en la vida con otros que siente que son iguales o inferiores, pero que han tenido más éxito que ellos, injustamente.   Algunos partidarios de Trump están enojados por los empleos estadounidenses perdidos en México y China, lo que se comprende, aunque sus leales, a menudo ignoran el hecho de que en realidad se están perdiendo debido al ritmo acelerado de la automatización.

  1. Falta de exposición a la diversidad

El contacto intergrupal se refiere a la relación con miembros de grupos que están fuera del propio, tan necesario para reducir los prejuicios.  Es importante tener en cuenta existe una creciente evidencia de que Los partidarios blancos de Trump han experimentado un contacto significativamente menor con otras minorías estadounidenses.   En 2016 un estudio descubrió qué es la aislamiento racial y étnico de los blancos a nivel de código postal fue uno de los factores más fuertes de predicción del apoyo a Trump, esta correlación persistió mientras se controlaban docenas de otras variables.

  1. Las teorías de conspiración de Trump apuntan a los mentalmente vulnerables

Si bien las teorías de conspiración pueden parecer una peculiaridad de la sociedad moderna, la verdad es que muchos creyentes de estas, padecen enfermedades psicológicas, paranoia y delirio como la esquizofrenia, o al menos son vulnerables a padecerlas, como aquellos con personalidades   esquizotípicas

La revista Psychiatric Research publicó un estudio donde investigadores descubrieron que aquellos que tenían más probabilidades de creer en teorías como que el gobierno de Estados Unidos creó la epidemia del sida, dieron una puntuación alta en las medidas de creencias extrañas y pensamiento mágico.  Una característica del pensamiento mágico es una tendencia a hacer conexiones entre cosas no están relacionadas.

Donald Trump y sus aliados mediáticos han apuntado hacia estas personas, todo lo que uno tiene que hacer es visitar los sitios web alt-right (derecha alternativa), y los foros de discusión para darse cuenta de la manipulación.

  1. Trump se aprovecha narcisismo colectivo de la nación

El narcisismo colectivo es una creencia compartida sobre la grandeza de un grupo nacional, ocurre cuando un grupo cree que representa la verdadera identidad de una nación; en este caso los estadounidenses blancos.  Asimismo, se perciben en desventaja, en comparación con los grupos externos que se la están adelantando “sin derecho”. Este fenómeno está relacionado con la privación relativa e implica actitudes negativas y agresión hacia grupos externos que se perciben como amenazas,

Donald Trump exacerba el narcisismo colectivo con su retórica antiinmigrante elitista y fuertemente nacionalista al referirse a un grupo abrumadoramente blanco, como verdaderos patriotas o verdaderos estadounidenses y promueve que por ello son superiores y tienen derecho al éxito y la riqueza.

  1. El deseo de querer dominar a los demás

La orientación de dominación social (ODS)que es diferente pero esta relacionada con el síndrome de personalidad autoritaria se refiere a las personas que tienen una preferencia por la jerarquía social de los grupos con una estructura dominante sobre otros grupos. Las personas con esta orientación de dominación social son típicamente dominantes groseros y motivados por el interés propio.

Trump en sus discursos hace un llamado a aquellos con ODS   al hacer una clara distinción entre los grupos que generalmente tiene un estatus más alto en la sociedad los (blancos) y aquellos grupos que generalmente se considera que pertenecen a un estatus más bajo (inmigrantes y minorías)

  1. Síndrome de personalidad autoritaria

El autoritarismo se refiere a la defensa o cumplimiento estricto de la obediencia a la autoridad a expensas de la libertad personal, asociada a la falta de consideración por las opiniones o necesidades de los demás. El síndrome de personalidad autoritaria es una condición bien estudiada y prevalente a nivel mundial.  Aquellos con el síndrome a menudo muestran agresión hacia los miembros del grupo, exigen sumisión a la autoridad, se resisten a nuevas experiencias y tienen una rígida visión jerárquica de la sociedad. El síndrome a menudo se desencadena por el miedo lo que exagera sus amenazas y el temor a la deslealtad.

Los discursos de Trump, llenos de sentencias absolutas y términos como “perdedores” y “completo desastre” resultan naturalmente atractivos para quienes padecen el síndrome.

  1. Racismo y fanatismo

Sería sumamente injusto inexacto decir que todos los partidarios de Trump tienen prejuicios contra las minorías étnicas y religiosas. Pero, es un hecho bien reconocido, que el partido republicano hasta la “estrategia sureña” de Richard Nixon utilizó tácticas que apelaban al fanatismo, discursos con “silbatos para perros” -palabras clave que indican prejuicios hacia las minorías- que fueron diseñados para ser escuchados por los racistas, pero nadie más.

Mientras los “silbatos para perro” del pasado fueron más sutiles, la señalización de Trump a veces es sorprendentemente directa, no se puede negar qué recurre habitualmente a partidarios racistas, intolerantes y peligrosos al decir que los musulmanes son peligrosos o los mexicanos son violadores y asesinos de manera generalizada.  Quizá no sorprenda que un estudio reciente haya demostrado que el apoyo a Trump está relacionado con una escala estándar del racismo moderno.


De: This neuroscientist details the 14 distinct cognitive flaws that lead people to become hard-core Trump supporters,  Bobby Azarian

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here