Increíble con qué facilidad manipula Trump a la prensa y a sus seguidores especialmente a los “mexicanos educados”    

Escuchando hablar a mexicanos de San Diego y Los Ángeles uno creería que la frontera entre México y Estados Unidos es la línea entre la muerte y la salvación, entre el sueño y la desesperación, entre la civilización y la edad media.

Estos mexicanos, todos educados en las “mejores escuelas” privadas del DF (o CDMX o como prefiera llamarles) todos descendientes de inmigrantes europeos desde Iberia hasta Siberia están “convencidos” de que 7000 migrantes (sic) ya están en la frontera (aunque aún estén en Querétaro) y que si quieren entrar deben hacerlo “legalmente” aunque esta opción no exista a pesar de que sus propios abuelos, padres y tíos se salvaron por haber entrado a México pagando por las visas de Bosques o mintiendo en Veracruz sobre sus ‘patrocinadores’ locales.

Al final casi todos estos inmigrantes enriquecieron la cultura, la industria y la tecnología de México y han creado fuentes de trabajo para miles, si no millones de personas, facultades enteras en la Universidad, y muchos otros beneficios para el país receptor y los inmigrantes portadores de la buena voluntad.

Hoy, los migrantes vienen de Honduras y estos descendientes de inmigrantes se asustan (igual que los de antes se asustaron de sus abuelos que venían de la guerra de España, de las luchas sociales europeas o huyendo de la criminalidad y el hambre de Europa Oriental o Siria.

Si sus abuelos republicanos, socialistas, hambrientos hubieran esperado a entrar “de acuerdo con las leyes del país” (Cárdenas emitió una ley especial prohibiendo la entrada al país de prácticamente todos los libaneses, sirios, judíos y europeo orientales -solo los españoles eran bienvenidos y eso si eran republicanos-) ni ellos ni -obviamente- sus hijos estarían ahora vivos.

¿Cuántos hijos y nietos de estos migrantes se consideran una lacra ya sea para México o para Estados Unidos?  ¿Cuántos consideran que sus antepasados migrantes fueron una carga para México? Que en su momento los considero delincuentes europeos tratando de violar el territorio nacional (entraron gracias a la “miopía” aduanal que reinaba en Veracruz, pero los que no entraron “violando” las leyes del momento, murieron.

¿Por qué deberían los hondureños ser diferentes? ¿Porque Trump lo dice por motivos políticos para el poder mantenerse en el gobierno enriqueciéndose a diestra y siniestra con sus amigos que realmente son los verdaderos criminales -cómo los saudís, los nazis, los blancos resentidos- que andan matando en escuelas, templos y sinagogas sin que estos mexicanos se den cuenta de quienes son los verdaderos criminales y que estos están adentro y no afuera?

A la ceguera histórica, tan conveniente para justificar al primer presidente estadounidense de la era moderna (definitivamente ni remotamente el único) que se apoya en racistas, antimexicanos, antijudíos y anti todo lo que no sea protestante y blanco para enriquecerse personalmente y mantenerse en el poder, que les permite a estos hijos de inmigrantes literalmente gritar en contra de los hondureños, olvidando que sus abuelos hicieron exactamente lo mismo con la diferencia de que muchos de ellos que llegaron a fundar hoy famosos colegios privados -eran considerados verdaderos criminales en sus países de origen y obviamente en los de recepción- lo que explica porque ni los republicanos, ni los socialistas, ni los judíos -de todas las ‘marcas’-, ni los socialdemócratas, ni los periodistas, escritores o pensadores podían encontrar refugio a menos que “ilegalmente” cruzaran fronteras o se ocultaran en países “pseudo-neutrales”.

En vez de gritar defendiendo a un Trump que todo lo que dice y hace lo hace para mantenerse en el poder y enriquecerse- yo sugiero griten por una modificación real a las leyes disfuncionales que hoy existen y exijan cambios como los que quisieran que existieran si ustedes tuvieran que escapar de México y la única frontera cercana y segura -por eso de la natación de larga distancia- fuera la estadounidense.  

Conocimiento, memoria, conciencia, empatía es lo único que necesitamos para saber que hacer sin que nos manipulen como títeres de madera, ¿no creen ustedes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here