Las remesas que mexicanos envían desde de Estados Unidos dan vida en promedio a 500,000 micronegocios en territorio mexicano, los cuales tienen oportunidades de crecimiento limitadas.

“Se trata de pequeños negocios que la gente pone fuera de su casa o en pequeños locales, realmente no hay un mercado que les brinde niveles de oportunidad altos”, comentó Juan Li, de BBVA Research, durante la presentación del Anuario de Migración y Remesas México 2018.

Del total de estos micronegocios, el 39.3% corresponde al sector comercial por ventas de abarrotes, por catálogo, de textiles, ropa, calzado, bisutería, muebles, perfumería y joyería, refiere el documento realizado por BBVA Research, el Consejo Nacional de Población (Conapo) y Fundación BBVA Bancomer.

Después de las actividades comerciales, los micronegocios dedicados a ofrecer servicios representan 33.4% del total

Los servicios que se ofrecen, por lo general, son preparación y venta de comida para llevar. Después de este rubro están los salones y clínicas de belleza, seguidos por reparación de equipo electrónico, reparación de automóviles y transporte terrestre de pasajeros.

Li explicó que estos negocios tienen un tiempo de vida promedio de dos años, en vista de una economía que se desarrolla principalmente en el sector informal.

“Es muy difícil que estos puedan aspirar a tener sustento, volverse productivos y competitivos”, señaló.

El documento refiere que el resto de los negocios, 27.4%, que emprenden con recursos de remesas corresponden al sector industrial por actividades como el procesamiento de alimentos, fabricación de textiles, prendas de vestir e insumos, instalaciones y equipamiento en construcciones, edificación residencial y fabricación de productos metálicos.

Cabe señalar, que poner un negocio no es el principal uso que dan los nacionales a las remesas. El Anuario indica que los principales usos del dinero enviado son para el pago de comida y vestido, salud, pagar deudas, educación y vivienda.

El estudio refiere que México es el cuarto país que recibe más remesas con 5.1% del total mundial, superado sólo por India, China y Filipinas. A México le siguen Francia, Nigeria, Pakistán, Egipto Alemania y Vietnam. Estos 10 países concentran más de la mitad de las remesas a nivel global.

De acuerdo con el documento, presentado en el Museo Interactivo de Economía, entre 2009 y 2016 retornaron 1.4 millones de mexicanos desde Estados Unidos, y fueron removidos 2.2 millones de mexicanos desde este país.

“Cuando las personas regresan se encuentran con problemas muy importantes de integración laboral, pues las habilidades, conocimiento y experiencia que adquieren en Estados Unidos, difícilmente se pueden aplicar en México porque es un contexto muy diferente”, explicó Li.

El documento refiere que más de la mitad de las personas que retornan gana dos salarios mínimos o menos, o no recibe ingresos.

“Gran parte de las personas que retornan padece de condiciones precarias de empleo, en este sentido, 27.1% labora en el sector informal y 77.1% carece de acceso a servicio de salud por el trabajo”, refiere el Anuario.

El documento detalla que el 40% de los migrantes de retorno tiene jornadas laborales de 35 a 48 horas a la semana, y el 30% de más de 48 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here