El ingreso de migrantes mexicanos a Estados Unidos se redujo durante la última década, consigna un estudio del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla).

Los datos dan cuenta del 2007 al 2017, pero la disminución en este último año fue de 304,000 personas, que es casi el doble de la reducción observada en el 2016, que fue de 165,000 mexicanos, precisa el documento.

En el análisis, generado por el gerente de Estadísticas Económicas del Cemla, Jesús Cervantes González, se menciona que al no tener un flujo migratorio positivo hacia Estados Unidos (EU), la mediana de edad de este grupo migratorio se elevó de 35 años de edad en el 2007 a 43 años en el 2017.

No obstante a esta corrección en el flujo de entrada de migrantes mexicanos hacia Estados Unidos, “no se ha visto afectado el flujo de remesas (…) que en cambio ha respondido a la evolución favorable de la economía de Estados Unidos, que aumentó los niveles de empleo para migrantes mexicanos”.

En el mismo análisis, precisan que México sigue como la cuarta economía receptora de remesas en el mundo, detrás de India, China y Filipinas.

Y encontraron que los hogares mexicanos se mantienen como los principales receptores de remesas enviadas desde Estados Unidos.

Población en EU aumenta por más mexicanos y latinos

La población mexicana es determinante en el crecimiento de los habitantes de EU. Entre el 2007 y el 2017, según el informe de Cemla, 31.1% es explicado por el aumento de la población de origen mexicano y 8.4% por el incremento de la inmigración latinoamericana.

En el 2017, visto por segmentos, las caídas más fuertes de inmigrantes mexicanos se observaron en California, Texas y Nueva York.

Durante los últimos años en Estados Unidos ha aumentado el porcentaje de la población inmigrante, tendencia que ha sido influida especialmente por una significativa migración femenina proveniente de América Latina y el Caribe.

La participación de mujeres en el total de inmigrantes pasó de 49.7% en el 2007 a 51.6% en el 2017. Mientras la inmigración mexicana se elevó de 44.1% en el 2007 a 48.1% en el 2017.

Se fortaleció poder de compra

De acuerdo con el análisis, al cierre de julio de este año, el monto anual del ingreso por remesas alcanzó un crecimiento acumulado en dólares corrientes de 47.8% respecto al nivel de agosto del 2013.

A precios constantes, medido por el poder de compra de los hogares receptores, resultó 80.8% más respecto del mismo lapso, explica el análisis.

Esto, como resultado de la depreciación acumulada del peso respecto al dólar, y que “no se reflejó de manera significativa en inflación interna”.

Además destacaron que a partir del 2011, el ingreso total de la población inmigrante de origen mexicano en EU inició un periodo de recuperación en respuesta a mayores niveles de empleo que fueron acompañados por incrementos de sus ingresos medios.

Radiografía de envíos

En un análisis previo, desarrollado también por el Cemla e incluido en el libro “Migración mexicana, remesas e inclusión financiera”, esgrimieron que los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos sin legalizar su situación, suelen enviar más recursos a sus familias en México, esto respecto a los recursos que envían cuando ya tienen papeles.

Según ese mismo análisis, la madre del remitente es la principal beneficiaria de las remesas al referirla en 49.8% de los entrevistados.

Además, ahí mismo evidencian que el porcentaje de encuestados que envía remesas aumenta gradualmente con la edad y alcanza un máximo en el rango de edad de 36 a 45 años. Es decir, 71% de los mexicanos que tienen entre 46 y 55 años envían remesas a sus hogares en México.

El contraste de los que menos envían son los mexicanos radicados en el exterior que tienen 66 años o más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here