BBVA Bancomer estimó que en el 2018 las remesas que llegan a México alcanzarán 33,000 millones de dólares, lo que representará un crecimiento anual de 9%, mientras que para el 2019 la expectativa es que se alcancen 35,000 millones de dólares, un alza de 6 por ciento.

Carlos Serrano, economista en jefe del banco, explicó en la presentación del Anuario de Migración y Remesas 2018  que ello obedece al crecimiento de la migración de connacionales, sobre todo, a Estados Unidos, una vez que se han recuperado los flujos migratorios a ese país y a que los niveles de empleo están al alza por el buen comportamiento de la economía.

El economista destacó que estas cifras son de gran relevancia en términos macroeconómicos, toda vez que ya representan 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando en el 2009 (en plena crisis) la proporción era de 1.9 por ciento. En algunos estados, explicó, representa ya 10% del PIB.

A nivel global, expuso Serrano, se habrá movido en el mundo un flujo de remesas de 615,700 millones de dólares en el 2018 y en el 2019 la cifra ascenderá a 640,200 millones, por lo que México sigue como el cuarto receptor de remesas, sólo por debajo de India (65,380 millones en el 2017), China (62,850 millones) y Filipinas (32,795 millones).

“México es el cuarto país que recibe más remesas, con 5.1% del total mundial, superado sólo por India, China y Filipinas. Otros países importantes en cuanto a recepción de remesas son: Francia, Nigeria, Pakistán, Egipto, Alemania y Vietnam. Estas 10 naciones concentran más de la mitad de las remesas mundiales”, señala el reporte de BBVA Bancomer en alianza con el Consejo Nacional de Población.

El informe precisa que en el 2017 ingresaron a México 28,771 millones de dólares de remesas, rompiendo por segundo año consecutivo su máximo histórico, con un monto promedio por envío de 307.8 dólares y más de 93 millones de transacciones.

“Respecto al 2016, las remesas en el 2017 crecieron 6.6%; entre el 2013 y el 2017, se elevaron casi 30%, promediando una tasa anual de crecimiento de 6.6%”, refiere.

Agrega que la mayor parte de las remesas que recibe México proviene de Estados Unidos (94.7% en el 2017), seguido en orden de importancia por Canadá (1.2%) y el Reino Unido (0.3 por ciento). Prácticamente todos estos envíos, señala el reporte, llegan a México por transferencia electrónica (97.5%), siendo muy baja la proporción en efectivo o especie (1.9%) o por giro postal o bancario (0.6 por ciento). “Los bancos pagan 32.7% del total de las remesas”.

El anuario de BBVA Bancomer puntualiza que en el 2017 fueron siete entidades federativas las que concentraron la mitad de las remesas en México: Michoacán con 2,915 millones de dólares, Jalisco 2,797 millones, Guanajuato 2,559 millones, Estado de México 1,680 millones, Puebla 1,558 millones, Oaxaca 1,464 millones y Guerrero 1,421 millones.

También salen recursos del país

Pero de México también salen remesas para otras partes del mundo. De acuerdo con el documento, en el 2017 egresaron 761 millones de dólares por concepto de remesas familiares, 24% menos a lo registrado en el 2014, cuando acumularon más de 1,000 millones de dólares. Los principales países de destino fueron: Estados Unidos, Colombia, China, Perú, Guatemala y Honduras.

En cuanto a la migración, el informe detalla que las últimas estimaciones indican que en el 2017 el número de mexicanos en la Unión Americana ascendió a 12.2 millones, su máximo histórico, aunque en un nivel muy similar al observado en los últimos 10 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here