Con una lista de tan solo 25 jueces conservadores todos del agrado de Trump, este inicia la búsqueda del reemplazo para el juez que era el centro de poder en la Suprema Corte porque era el único que podía votar hacia uno u otro lado.

Al ser reemplazado por un ultra-conservador trumpiano se garantiza una Corte para la que los derechos individuales tendrán poco valor y el derecho de los sindicatos, votantes, etc. están, para efectos prácticos, desparecidos.

Kennedy esta tan consiente de todo esto que está renunciando ANTES de las elecciones para evitar que si Trump pierde en noviembre no pierda la oportunidad de dejar una Suprema Corte de extrema derecha.

Lástima por Kennedy que al final en vez de pasar a la historia como un juez correcto pasará como uno más de la manada que no están para pensar sino para imponer a los demás sus propias ideas personales y partidistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here