Por un lado renuncia a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, con absoluta y justa razón a la luz de una Comisión que no ha presentado una sola queja por la violación a los derechos humanos por los Talibanes, ISIS, Yemen, Libia (!), etc. y por la otra se le olvida mencionar que lo que está haciendo con los menores que llegan a los Estados Unidos es una falta a los Derechos Humanos pero bueno, él nunca ha dicho que el respete o admire los derechos humanos, ¿verdad?

O sea que quizás ni siquiera es contradictorio. En lo personal los derechos humanos (de los demás) le importan un rábano pero espera transparencia objetividad de la Comisión (lo cual es MUY bueno) la misma Comisión que, de volverse objetiva va a tener que criticar y condenar sus políticas contra los hispanos que hoy, en el marco de la historia, se parecen cada día más a las políticas antijudías de la Alemania nazi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here