La historia de Guillermo Romero comenzó hace 13 años. Fue deportado de Estados Unidos en 2009 y ahí inició el calvario. Con la fuerte convicción de volver con los suyos, vivió el mes y medio más largo de su vida. 14 intentos, 14 comienzos y 13 fracasos. Después de ser deportado, ahora vive en Guadalajara, trabaja de vigilante y no ve a su familia desde hace nueve años.

La primera y única vez que Guillermo cruzó la frontera de manera ilegal, para asentarse por un tiempo prolongado, fue en 1995, después de la crisis económica de 1994. En ese momento comenzó el sexenio de Ernesto Zedillo y su homólogo en Estados Unidos era Bill Clinton. Huyendo de las deudas y de la poca oportunidad que aquí tenía, decidió irse “pa el norte”, como él le dice.

“AHÍ EN EL GABACHO” FUE DONDE COMENZÓ SU VIDA EN FAMILIA, CONOCIÓ A SU MUJER Y TUVO DOS HIJAS.

Entre recuerdos y orgullo, Guillermo cuenta que allá tuvo una buena vida, les pudo dar a sus dos pequeñas lo que en México “ni con doble trabajo” hubiera logrado. Él es Ingeniero Estructural. Construía rascacielos en todo el Estado de California, tenía la capacidad de levantar edificios, mas no la posibilidad de vivir en ellos.

“Allá se gana en dólares, uno en un día puede generar lo que aquí le pagan en dos semanas. ¡Así de extremo!”, reclama Guillermo. Es un hombre con mucho ímpetu, dejó el alma y sus mejores años en el país de las barras y las estrellas, ellos le pagaron con una sentencia de 45 años, “sólo la libré con mi regreso definitivo”.

El Jalisciense entiende que cometió un delito al cruzar la frontera sin papeles e incluso presentó documentación falsa en la línea, “pero no me arrepiento. Lo hice por mi familia, no podía dejar a mis hijas, en ese entonces de trece y nueve años. “La sangre llama”, además mi esposa padece de esquizofrenia, ella en este momento está en un centro de salud estadounidense”.

A Romero lo repatriaron en 2009 por un incidente que tuvo mientras tomaba unas cervezas en un bar con colegas. Al ser detenido sin visa ni documentos a la mano, oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), le solicitaron cualquier documento que probara que podía estar en EEUU. Al no presentar nada, Romero fue deportado a México.

“Te suben a un avión de Seguridad Nacional. Ese te da una vuelta por todo Estados Unidos. Pasa por más personas que serán deportadas en otros Estados. Mi grupo fue a dar a Tijuana, allá nos soltaron en la garita de San Isidro. Ahí con dinero y ropa que te lleva tu gente antes de partir, llegué a México”, cuenta reflexivo Romero.

Guillermo llegó a Tijuana a la Casa del Migrante, “El peor lugar en el que me he metido. Desde que llegas te dicen de todo, malinchistas, te miran de forma despectiva y para pasar el hambre, eso sí, te dan una Maruchan con agua de la llave”. Eso es volver a tu país después de haberlo dejado con la ilusión de tener algo mejor, explica el ex migrante.

Como lo infiere la experta en migración en retorno, Iliana Martínez académica del programa Asuntos Migratorios en la universidad ITESO, una de las principales dificultades que presentan las personas que retorna es la discriminación de sus paisanos, así como la falta de identidad, desde jurídica hasta psicológica.

Como decía Octavio Paz (1950), “el mexicano puede doblarse, humillarse, agacharse, pero nunca rajarse”. Romero, en un periodo menor a dos meses intentó cruzar 13 ocasiones más, la trigésima fue en la que al fin lo logró. Pero el caminó fue arduo, traumático y poco duradero. Después de ocho meses de huir de ICE y regresar a México definitivamente, presenta delirios de persecución, diabetes y un malestar permanente en la rodilla.

– Jalisco número uno en migración en retorno –

La migración en retorno no es nueva, pero desde la llegada de Trump tomó importancia. Jalisco es puntero en las cifras de repatriados, lo es desde el 2015 según el Instituto Nacional de Migración (INM). El retorno es una de las facetas más complicadas del ciclo migratorio, no sólo como proceso de movilidad o estancia, sino por los estragos emocionales y familiares que ello provoca, por no mencionar los legales.

Iliana Martínez, también explica que una de las primeras cosas a las que se enfrenta el migrante en retorno es al vacío legal, y el polémico debate de si se debe de impulsar algún programa o ley que pueda tomarlos en cuenta, pero ¿será necesario comprobar que eres mexicano en tu propia tierra?

Hay personas que retornan de manera temporal, aquellos que ya han podido cruzar y regresan de manera esporádica aún con la consciencia de que volver será un proceso complicado y costoso. A Guillermo le costó, en 2009, tres mil dólares que entregó a un “pollero” por cruzar por el cerro. La cifra se incrementó a nueve mil para hacerlo con documentación falsa, dinero que no les garantiza el éxito. Sólo la oportunidad.

“Los retos a los que se enfrentan van desde la reintegración familiar, la reinserción al mercado laboral y sobre todo el desafió personal de volver”, explica Iliana Martínez. Según los últimos datos del 2015, en México siguen residiendo casi 500 mil migrantes que regresaron al país entre 2010 y el año mencionado, información del INM.

En su mayoría todos proceden del país de las barras y las estrellas, pero también se encuentran algunos que vivían en Canadá, España, Francia y Alemania. El siguiente mapa muestra el número de migrantes en retorno por entidad federativa, siendo Jalisco el número uno con 44 mil 566 retornados, en su mayoría hombres.

– México foco rojo en repatriados desde 2009 que inició el mandato Obama –

Tan sólo en 2016 fueron repatriados 200 mil migrares mexicanos, según estimaciones del Instituto Nacional de Migración de México (INM), en su Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte de México-Flujo de devueltos (EMIF NORTE).

Jalisco es el Estado con más eventos de repatriación de mexicanos desde Estados Unidos del 2006 al 2017. Cuando se habla de un evento de repatriación no se habla de un sólo caso, como le paso a Guillermo. Él tuvo 14 eventos de repatriación a México. Es decir que una persona puede tener en su historial varios eventos.

En la siguiente gráfica se presentan el total de eventos que Jalisco tuvo por año. En ella podemos ver que el total de ellos suman más de 112 mil. Siendo Obama el presidente que más paisanos devolvió, justo cuando culminó su primer año de mandato cerró con 28 mil eventos de migrantes en retorno al estado jalisciense.

A pesar de que el discurso de Trump, actual presidente de los Estados Unidos, es uno de los más estrictos y polémicos en el tema de migración, si se compara con las cifras de Obama no llegan ni a la mitad del total. Obama en 2010 (segundo año) tuvo 469 mil 268 eventos de repatriación, mientras que Trump en el 2017 cerró la cifra con 166 mil 986 eventos.

La edad promedio de repatriados es de 29 años en mujeres y 30 en varones. El 46% de los y las migares en retorno se encuentran en educación secundaria, según el sistema educativo de los Estados Unidos (Junior High School).

En el informe destaca el alto porcentaje de migrantes que no pasó más de un día o una semana en que fueran capturados por las autoridades. 30% no paso ni el mes en el país vecino. Los estados en los que son repatriados más mexicanos son: Arizona 30.3%, Texas con 36% y California 24.2%.

En México, según lo informa el INM en su informe “Anuario de Migración y Remesas 2017”. En sector informal de la economía se encuentran tres de cada diez migrantes que retornan al país. Más de la mitad de los retornados viven en casa propia, lo equivalente a 61.8%, mientras que 21.2% rentan y 15.0% habitan en casa prestada.

– Arizona, el paso de la muerte –

No todos han corrido con la suerte de cruzar o ser devueltos a su país. Del 2009 al 2016 murieron un total de 2 mil 198 personas en sus intentos por cruzar la frontera. En su mayoría por deshidratación al tratar de cruzar el desierto que divide la frontera, otros por ahogamiento y accidentes.

El estado de Arizona registró poco más de la mitad, con 52% de los mexicanos fallecidos, es decir mil 144 muertes. Le sigue Texas con 39.5%, lo que indica que 869 personas se quedaron en el intento. En tercer lugar, California y cuarto Nuevo México, ambos no pasan de 180 defunciones.

Guillermo presenció dos de esas muertes, mismas que recuerda como si fuera ayer. “Mientras intentábamos cruzar por La Rumorosa (localidad del municipio de Tecate, Baja California. Una de las zonas más peligrosas y rocosas), en esa ocasión éramos cuatro, tres pollos (persona que paga por que la crucen) y el guía. Los tumbadores (paisanos que se dedican a saquear y robar a los pollos) nos encontraron. Corriendo y esquivando los tiros, dos compañeros cayeron de uno de los riscos. Yo sólo miré pa bajo y los vi en el piso junto a un charco de sangre. No sabes el miedo que me corrió por dentro”.

En esa ocasión tampoco logró pasar al otro lado, lo encontró “la migra” antes de hacerlo. La experiencia marcó a Guillermo, pero no le quitó la idea de la cabeza.

LO VOLVERÍA A INTENTAR.

– No es un problema local, sino mundial –

El número de migrantes internacionales representa 3.3% de la población mundial. Las principales regiones de destino son América del Norte y Europa, con 45.9% de los migrantes internacionales. Regiones conocidas por su alta calidad de vida, su estabilidad política y económica.

México es puntero como nación de origen de migrantes. Tan sólo lo rebasa India que representa 6.4%, nuestro país con 5.1%, Rusia 4.3%. Incluso por encima de China (país con una alta densidad de población) la cual cuenta con 3.9% de población migrante. Esto, según los porcentajes publicados en 2017 por el Consejo Nacional de Población (CONAPO).

SON 243.7 MILLONES DE PERSONAS MIGRANTES A NIVEL MUNDIAL DESDE 2015.

Estados Unidos es el país más popular de destino inmigrante, incluso triplica el porcentaje que lo antecede, el sueño americano promete tanto para sudamericanos como para asiáticos o europeos, cuenta con 19% de la población mundial en tránsito, seguido por Alemania 4.9% y Rusia una de las naciones con más contrastes, 3.5%

Según el mismo CONAPO, en todo el 2017, tres personas por minuto, en promedio, abonan su país en busca de protección, mejores oportunidades o como refugiados en otra nación. Además de reportar que más de 11 millones de mexicanos se encuentran en Estados Unidos y Canadá.

 

Guillermo recuerda con anhelo “el gabacho”“Eso sí, yo le digo a toda persona que quiera cruzarse pa el norte, que no lo haga más que con papeles. ¡Está no es vida!”, exclama tajante Romero antes de partir. Él es uno de los más de 44 mil retornados en Jalisco. Es ingeniero sin papeles, padre de familia y mexicano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here