Amazon, quizás la compañía más eficiente y de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, ha perdido 8% de su valor en los últimos dos días “gracias” a un par de tweets de Trump.

¿Y todo porque a Trump no le gusta comprar por internet?

No, la venganza de Trump se debe a que el dueño de Amazon, Jeff Bezos, es también el dueño del Washington Post al que Trump se refiere siempre como el “Amazon Washington Post” el medio de comunicación que ha expuesto lo más escandaloso y problemas de ética relacionados con Trump y su gobierno.

Ahora que Trump ha cambiado su gabinete para llenarlo de quienes no solo piensan como él sino que además son más extremistas y tienen en común ser o haber sido comentaristas de Fox News, todas las opiniones que se le dan llevan un tono más violento que las que recibía hasta hoy y así, ha cruzado definitivamente la línea entre Presidencia y prensa donde ahora, a los medios que lo exhiban o ataquen, los atacará a través de las acciones de las empresas comerciales que sus dueños puedan tener.

La libertad de expresión en Estados Unidos tiene ahora un costo -como lo ha tenido siempre en países populistas y dictatoriales- .

Quedan por lo menos tres años de Trumpometro -y si firma algo con Norcorea serán siete- así que esta lucha que apenas empieza será larga, costosa y sangrienta.

¿Expondrá el Washington Post algo “imperdonable” en el diario quehacer de la Casa Blanca y la vida de Trump? ¿Aguantará Bezos las pérdidas generadas por las amenazas o tarifas que Trump le imponga a Amazon?

¿Tomará la ciudadanía cartas en el asunto?

Eso lo sabremos en los próximos capítulos, por hoy baste recordar que con Trump, la venganza personal es parte integral de su gobierno y su personalidad, la duda es si doblará a Bezos o se ha encontrado con su muro personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here