Michoacán, Jalisco y Guanajuato fueron los estados que más dinero recibieron procedente de las remesas que envían los mexicanos que residen y trabajan en el extranjero durante 2017, informó el Banco de México.

Estas entidades recibieron más dinero por sí solas que el Estado de México y la Ciudad de Mexico juntos.

Asimismo, la entidad financiera de México señaló que al cierre de 2017, las remesas a México alcanzaron un monto histórico de 28 mil 771 millones de dólares, con un incremento de 6.6 por ciento respecto a 2016, cuando sumaron 26 mil 993.8 millones de dólares.

El año pasado se efectuaron 93.42 millones de operaciones, 2.04 por ciento más que en 2016, con un monto promedio de 308 dólares por remesa, dato superior en 4.46 por ciento a tasa anual.

Con la cifra récord que marcaron las remesas en 2017, se consolidan como una de las principales fuentes de divisas para México, por lo que se mantiene entre las cuatro economías receptoras de estos flujos en el mundo.

De acuerdo con información estadística del Banxico, entre 2000 y 2016, las remesas a México crecieron a una tasa media anual de 9.2 por ciento, al pasar de seis mil 572.7 millones de dólares a 26 mil 993.2 millones, el cual era su último nivel máximo histórico, ahora superado por el nuevo récord marcado al cierre de 2017.

Así, las remesas familiares se ubican entre las cinco fuentes de captación de divisas para el país, junto con exportaciones automotrices, la inversión extranjera directa, el turismo y las exportaciones petroleras.

Tal vez te interese: Cuauhtémoc Blanco mintió; podría perder su cargo como presidente municipal de Cuernavaca
Banorte consideró que el avance en el flujo de remesas en diciembre, de 11.2 por ciento anual, obedece principalmente a dos factores: el primero, la depreciación de 6.7 por ciento que registró el peso mexicano durante los primeros 25 días del mes, y la política migratoria de la administración de Donald Trump.