El temor que hubo la semana pasada de un rompimiento del proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) parece haberse disipado.

En los últimos días el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, ha dado muestras de tener una postura más flexible con respecto a cómo modernizar el acuerdo que tiene su país con Canadá y México, algo que ha generado cierto optimismo sobre el futuro de las relaciones comerciales en la región.

En una entrevista con el periódico The Wall Street Journal, el presidente estadounidense dijo que quería llegar a un mejor acuerdo comercial, con lo que prácticamente descartó la posibilidad de que anunciara pronto la salida de su país del pacto comercial como sugirieron reportes en medios internacionales a media semana.

Además, Trump también dijo que sería flexible en cuanto al calendario de negociación por las dificultades que probablemente enfrentará el gobierno de México para presentar sus posturas ante las elecciones presidenciales, que tendrán lugar en el país el 1 de julio.

La postura más favorable hacia el TLCAN del presidente estadounidense, de 71 años, parece estar relacionada con un encuentro que sostuvo con representantes de la industria agrícola estadounidense, quienes aparentemente le hicieron ver los riesgos económicos que enfrentarían la economía estadounidense de abandonar el acuerdo comercial norteamericano.

“Yo creo que él ahora ve la foto completa mucho mejor y la posible situación dañina que ocurriría” si termina el TLCAN, dijo el senador republicano Pat Roberts, del estado de Kansas, en una entrevista con el portal Inside U.S. Trade, tras una reunión que sostuvo Trump con agricultores y senadores estadounidenses la semana pasada.

Incluso, algunos funcionarios de la Casa Blanca ya empiezan a notar el cambio de postura de Trump respecto al TLCAN.

Cinco fuentes dijeron al portal político Axios que, en charlas privadas que han tenido con el presidente sobre el TLCAN, han notado que Trump está tomando “más en serio” los riesgos de retirar a Estados Unidos del acuerdo comercial trilateral.

Las expectativas de que Trump ha cambiado de parecer sobre el futuro del TLCAN han impulsado incluso en los últimos días al tipo de cambio, que ya cotiza por debajo de la cifra de 19 pesos por dólar. Hoy, la moneda mexicana cerró la jornada con una apreciación de 0.8% para terminar en 18.85 pesos por dólar, o su mayor nivel del último mes y medio.

Las “declaraciones de Trump cambian la perspectiva de la moneda mexicana en el corto plazo, ya que aparentemente disminuyen los riesgos de una de las principales preocupaciones de las inversiones en pesos para este año”, escribieron los analistas de la institución financiera CI Banco, en un reporte. “Además de las menores preocupaciones temporales por el TLCAN, la moneda mexicana se ha fortalecido también por un avance en el precio internacional del petróleo (WTI cerca de máximos de tres años) y una caída generalizada del dólar frente a las principales monedas en el mundo”.

El mercado de deuda local se sumó al optimismo del tipo de cambio y acumuló su segunda jornada seguida de ganancias.

La tasa del título con vencimiento a 10 años en México cerró la sesión en 7.53%, o un descenso de 0.04 puntos porcentuales con respecto a su cierre previo.

Además, para algunos Trump está también ya evaluando mejor los posibles impactos negativos que tendría sobre el mercado de valores estadounidense una posible ruptura estadounidense del TLCAN.

El presidente de Estados Unidos ha vinculado, en cierta medida, el éxito de su administración con el desempeño alcista de las bolsas de valores estadounidenses y, en particular, el índice Dow Jones.

De ahí que para muchos Trump esté también ya limitando su animadversión contra el TLCAN por el posible impacto negativo que podría tener en la evolución del mercado de valores la decisión de sacar a Estados Unidos del acuerdo.

Para varios analistas, la tendencia favorable del mercado estadounidense podría frenarse o revertirse si Trump opta por abandonar el TLCAN.

“Al ligar el éxito de su gobierno al Dow Jones, Trump se ha vuelto susceptible de ser influido por la posible reacción del mercado ante medidas de política pública”, escribió el economista y consultor Luis de la Calle, en su columna de opinión publicada por el diario El Universal. Trump “ha delegado el futuro del TLCAN a las perspectivas de un índice bursátil que no controla”.

Claro que aunque Trump haya mostrado una postura más suave sobre el acuerdo en los últimos días, el presidente, quien ha demostrado que tiene un comportamiento volátil, podría cambiar de opinión y en cualquier momento lanzar de nuevo ataques en contra del mismo.

“Con este presidente nada está fuera de la mesa”, agregó Axios en su reporte. “Nadie cercano a Trump se ha sentido completamente seguro en lo que respecta a comercio internacional”.

Así, el renovado optimismo sobre el proceso de diálogos del acuerdo comercial norteamericano vino a borrar la incertidumbre que generó un reporte de Reuters, en el cual fuentes anónimas dijeron que el gobierno de Canadá veía casi ya inevitable la salida de Estados Unidos del TLCAN y que esa postura la anunciaría Trump durante la sexta ronda de negociaciones.

Esa ronda tendrá lugar del 23 al 28 de enero en la ciudad de Montreal, Canadá. A ese encuentro acudirán los ministros que encabezan el proceso de diálogos a nombre de cada país, es decir, Chrystia Freeland, de Canadá; Robert Lighthizer, de Estados Unidos, e Ildefonso Guajardo, de México.