Los libros de Upton Sinclair (La Jungla, por ejemplo) y los de Ayn Rand sobre el capitalismo indiscriminado y la descomposición social en los segmentos más pobres de la población retoman actualidad ante las leyes -o más bien la cancelación de reglamentos y leyes que defendían al trabajador y la clase media.

El todo se vale para hacer dinero podría ser el lema de Trump bajo cuyo gobierno una inmensa cantidad de reglamentos de protección y seguridad están siendo desarmados, ignorados o cancelados en un proceso que difícilmente podrá revertirse en el futuro inmediato.

En todos las oficinas de gobierno aquellos afectados por las regulaciones están ahora a cargo de “implementarlas” lo que ha llevado y llevará aún más a serios daños ecológicos, personales y financieros de las clases más desprotegidas.

Y así, “avanzando hacia atrás, prosigue el gobierno Trumpista en un zigzagueo que tiene mareados a todos y que por lo menos ya está permitiendo considerar, por primera vez, la implementación del artículo 25 de la Constitución para eliminar a un Presidente mentalmente inestable aunque claro, con el riesgo de que quede Pence, a quien no querían ni en su Estado y cuyas políticas son aún más extremas que las trumpistas (pero más silenciosas).

Si se queda estamos mal, si se va pasamos de Guatemala a guatepeor y si los demócratas recuperan el terreno perdido, serán los mismos demócratas traidores que cuando tuvieron la mayoría, tampoco hicieron nada por los migrantes.

¿Habrá alguna posibilidad de cambiar al titiritero y no solo a los títeres?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here