Muchas maquillistas o trabajadoras de la belleza que estudian en Estados Unidos, se encuentran al regresar a México con la novedad de que sus estudios no son reconocidos por el gobierno mexicano. Pero hay buenas noticias para quienes escogen esta profesión y por azares del destino se ven obligados a retornar a México.

Por primera vez, se otorgó la doble certificación estudiantil a un grupo de 60 mujeres y hombres no solo mexicanos sino de otros países de Latinoamérica.

El Consulado de México en Los Ángeles, la Asociación de Empleadores de Barbería y Cosmetología del Sur de California, y el Centro de Estudios de Cosmetología y Cosmiatría (CECC) de Tijuana, México unieron fuerzas para impartir el primer curso especializado con valor curricular y doble certificación Estados Unidos-México.

El cónsul de México en Los Ángeles, Carlos De Alba logró que por primera vez en consulado local otorgará doble certificación en el área de la belleza y el maquillaje para que personas capacitadas en la materia puedan ejercer tanto en Estados Unidos como en México. (Araceli Martínez/La Opinión).

El cónsul de México en Los Ángeles, Carlos De Alba logró que por primera vez en consulado local otorgará doble certificación en el área de la belleza y el maquillaje para que personas capacitadas en la materia puedan ejercer tanto en Estados Unidos como en México. (Araceli Martínez/La Opinión).Las participantes fueron entrenadas todo un día en técnicas avanzadas en el arte del maquillaje, y también en cómo abrir su propio negocio en la industria de la belleza.

Carlos García de Alba, cónsul de México en Los Ángeles, dijo que la certificación que recibieron las participantes es muy importante porque antes México no les reconocía sus estudios en Estados Unidos.

“Con esto quedan certificadas en ambos lados de la frontera”, señaló.

Y remarcó que la certificación tiene un lado humano y profesional. “Humano porque les ha costado aprender esta habilidad de ser maquillistas, estilistas y cortadoras de pelo. La parte profesional es que ya tienen un certificado que les acredita su habilidad, ser maquillistas o estilistas, y les permite ganar más”.

La maestra Teresa Villarreal, directora de la Academia de belleza Cosmética en Downey, California entrega la doble certificación a una de las participantes. (Araceli Martínez/La Opinión).

De Alba dijo que sospecha que el Consulado de México en Los Ángeles es el único que ha certificado a maquillistas para que puedan trabajar en Estados Unidos y en México. “Yo llegué hace un año con la idea de certificar oficios. Esta vez, se quedaron 200 personas en lista de espera que no pudieron certificarse. Eso te dice, que sí le atinamos y que hay mucha necesidad. Así que vamos a seguir con otros sectores, en las industrias de la gastronomía y la construcción para que la Secretaria de Educación de México reconozca estos oficios”.

En el área de maquillaje y estética, el cónsul de México en Los Ángeles indicó que quiere que al menos dos vez al año, se hagan las certificaciones.

Teresa Villarreal, fundadora de la academia de belleza Cosmética Latina de Los Ángeles confió que el cónsul De Alba le hizo realidad un sueño que contempló durante más de 20 de los 30 años que lleva dedicada a la industria de la belleza.

Las y los participantes en el curso de doble certificación Estados Unidos-México en el campo de la belleza salieron muy motivadas para lograr sus sueños. (Foto cortesía Mario Alberto Huitrón).

“Una vez vinieron de la Secretaría de Educación de México a Los Ángeles, les pregunté si acreditaban las horas de estudio hechas en EE UU. Les compartí que en California sí acreditaban los estudios de cosmetología y más de 40 profesiones”, comentó.

Dijo que finalmente lo pudieron conseguir con la ayuda del cónsul De Alba quien llegó a la ciudad con ese mismo sueño para dar más herramientas profesionales a los inmigrantes.

“Esta certificación que equivale a 40 horas de estudio en el campo de la belleza les da unas alas para llegar a México y poder trabajar o abrir su propio negocio. Nadie quiere regresar pero si ese fuera el caso ya tienen armas con que defenderse y abrirse las puertas. Y eso es solo el principio”, externo Villarreal. Y reconoció el apoyo de Iliana Villaseñor, directora del Centro de Estudios de Cosmetología y Cosmiatría (C.E.C.C.), de Tijuana Baja California.

“A través de su escuela, registrada en la Secretaría de Educación de México se pudo dar la certificación del vecino país. Necesitábamos una escuela de belleza de México que nos pudiera colaborar para la certificación, y ella no dudó ni un minuto en apoyarnos”, indicó Villarreal.

El curso dado a mujeres y hombres además de enseñarles técnicas de maquillaje, las introdujo al mundo de los negocios ya que capacitó a los alumnos en cómo ser dueños de su propio establecimiento y descubrir otras oportunidades para emprender en el área de la belleza.

“Se vale soñar que pueden tener su propia estética”, comentó Villarreal.

Una inmigrante colombiana radicada en Los Ángeles, Mónica Escobar también fue certificada por el Consulado de México como maquillista. (Araceli Martínez/La Opinión).
Una inmigrante colombiana radicada en Los Ángeles, Mónica Escobar también fue certificada por el Consulado de México como maquillista. (Araceli Martínez/La Opinión).

María González, una inmigrante mexicana certificada ,reconoció sentirse muy emocionada.

“Pensaba que era muy alto el precio para conseguir esta certificación. Y por fin nos dieron la oportunidad.Ya había estudiado antes en Guadalajara pero luego me vine a estudiar acá con la maestra Teresa Villarreal. Esta certificación representa la posibilidad de cumplir muchos sueños”, indicó.

No solo fueron inmigrantes mexicanas las que se certificaron sino de varios países de latinoamérica.

Mónica Escobar, una inmigrante de Colombia quien es diseñadora de modas, dijo que haber obtenido la certificación en belleza es súper importante porque es un complemento del trabajo que hace. “Estoy aquí porque quiero superarme. Esta certificación es una bendición y un privilegio. Me voy muy agradecida con México”, dijo.