Miles de feligreses en Los Ángeles manifiestan hoy su amor a la Virgen de Guadalupe, llamada cariñosamente “La Guadalupana”, llevándole una serenata en la víspera de su cumpleaños y asistiendo a una misa a media noche en la catedral de la ciudad.

Según Ernesto Vega, coordinador de formación religiosa de adultos en español de la Oficina de Educación Religiosa de la Arquidiócesis de Los Ángeles, el significado de la celebración trasciende las fronteras de México ya que es también una fiesta muy importante entre los latinos.

“Es un peso muy profundo en el sentido espiritual, en el sentido cultural y en el sentido humanitario”, sostuvo Vega a Efe.

Indicó que en lo espiritual, las personas que vienen de Latinoamérica tienen la imagen de la Virgen y especialmente de la Guadalupana muy grabada en su mente y sus afectos.

En lo cultural, agregó, la celebración muestra cómo los europeos y los indígenas se unieron alrededor de la Virgen y señaló que la fiesta es una oportunidad para compartir esta “cultura que nos va impulsar a que juntos podamos luchar”.

Por otra, “en el sentido humanitario, vamos a encontrar que en el mensaje de Guadalupe tenemos una madre incluyente, inclusiva con todos, que nos lo muestra en su rostro mestizo”, matizó.

Desde primeras horas de la tarde de ayer, en la plaza de la catedral angelina se harán presentes, como se acostumbra en México, decenas de danzantes aztecas para mostrar con su alegría tradicional indígena la importancia que la patrona de México ocupa entre las distintas comunidades latinas de California.

Después de la presentación de las danzas aztecas, los asistentes a la fiesta tuvieron la posibilidad de venerar la reliquia de la Tilma (manto) de San Juan Diego, única que se tiene fuera de México.

Luego de venerar una imagen de la Guadalupana, copia fiel de la original, y el rezo del Santo Rosario, el grupo de Mariachi Los Toros inició una serenata a la Virgen a partir de las 10.30 de la noche.

Entre los artistas invitados especialmente para cantarle a la Guadalupana figuraron Graciela Beltrán, Rozenda Bernal, Alfredo Sicairos Osbaldo López, Ángel Ng (Villela), el niño Angelito García y Jackie Ibarra.

Luego, a media noche seguidamente al canto de “Las Mañanitas” a la Virgen, el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, celebró la misa en honor de la Guadalupana.

Los organizadores esperan cerca de 3.000 personas dentro de la catedral y varios centenares siguiendo la ceremonia desde la plaza exterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here