El muro fronterizo o el tener papeles de residencia no serán impedimento para que cientos de mexicanos y estadounidenses participen hoy en la Segunda Gran Carrera Binaciones Sin Fronteras, que se iniciará en Nogales (Arizona) y culminará en el lado mexicano.

Para esta actividad no será necesario poseer visa o documentos legales, sino permisos humanitarios, según señaló el Comité de Hermanamiento de Ciudades, organizadores de la actividad.

El objetivo de la carrera, aseguró Temo Galindo Delgado, el presidente municipal de Nogales, en el estado mexicano de Sonora, es promover “el deporte, la cultura, la convivencia, la política y la economía entre ambas fronteras”.

Manifestó que para los participantes que no cuentan con pasaporte o algún documento que les autorice el cruce por la frontera se les facilitó un permiso humanitario, gestionado por el Consulado de Estados Unidos en Nogales, México.

Ambos estados, Sonora (México) y Arizona (EEUU), lanzaron semanas atrás la convocatoria para esta carrera de ocho kilómetros y seis categorías, que se iniciará en el parque Fletcher, en el Nogales de Arizona.

El director del Instituto Nogalense del Deporte, Alejandro Villaseñor Othón, indicó que lo recaudado con las inscripciones para esta actividad será donado a la Clínica San Andrés, en Arizona, donde más del 90 % de la atención es para niños mexicanos que requieren atención ortopédica, visual y labio leporino.

La edición de 2016 de esta carrera fue considera histórica, ya que por primera vez la frontera internacional se abrió para participantes que incluso no poseen visa.

Jóvenes corredores estadounidenses que participaron en la carrera del año pasado mencionaron que el sentir de la mayoría de sus compatriotas es eliminar las fronteras y se opusieron al discurso de aquellos que quieren es hacerlas más grandes y más altas.