Autoridades de Nueva York denunciaron que los arrestos de inmigrantes llevados a cabo por funcionarios federales en cortes de la ciudad entorpece la justicia y socava la seguridad pública.

En un comunicado conjunto, la fiscalía general del condado de Brooklyn y la procuraduría del estado de Nueva York deploraron que las incursiones cada vez más frecuentes de autoridades federales en las cortes de la ciudad han provocado que inmigrantes teman cooperar con fiscales. El fiscal de Brooklyn, Eric Gonzalez, y el procurador Eric Schneiderman, pidieron por ello a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que suspenda sus incursiones en los tribunales de Nueva York, que se han quintuplicado en 2017 respecto a los registrados en el mismo periodo de 2016.

Destacaron que “un número creciente de víctimas han expresado su renuencia a seguir adelante con procesos penales por temor a ser deportados”. Asimismo, informes de organismos civiles han recabado “evidencia abrumadora” de que las políticas de aplicación de la inmigración del gobierno del presidente Donald Trump socavan la seguridad pública. ICE ha designado ciertos lugares como escuelas, instalaciones médicas y lugares de culto como “lugares sensibles”, donde evita arrestar a inmigrantes indocumentados, pero hasta el momento se han negado a incluir a los tribunales en esta categoría.

“El resultado es que un gran segmento de neoyorquinos evita ahora aparecer en los tribunales estatales, incluso en disputas de vivienda, para obtener órdenes de protección o para resolver asuntos importantes como la custodia de los hijos”, apuntaron los funcionarios.

Asimismo, tanto víctimas como testigos de crímenes expresan su renuencia a cooperar con las autoridades estatales por temor a ser arrestados por funcionarios de ICE. Por ejemplo, una anciana supuestamente agredida por uno de sus familiares, se niega ahora a seguir con el caso porque teme que el acusado, quien tiene un permiso de trabajo, termine siendo deportado.

“Esta tendencia significa que los crímenes no serán denunciados y que los criminales no serán responsabilizados y seguirán libres para victimizar a otros, colocándonos a todos en riesgo y haciéndonos menos seguros”, criticaron los funcionarios neoyorquinos.

“No debemos permitir que un muchos de nuestros residentes vivan en las sombras y dejen de cooperar con la aplicación de la ley, pero el gobierno de Trump está ahora creando esta peligrosa realidad”, expresó el fiscal González.

Schneiderman aseguró que las políticas de arrestos en tribunales aumentan el riesgo para toda la comunidad, y subrayó que todas las personas, independientemente de su estatus migratorio o la condición de sus seres queridos, deben tener acceso a la justicia. En una nota publicada este viernes, el diario The New York Times afirmó que algunos jueces, cuando se dan cuenta de que funcionarios federales en las cortes pueden arrestar a acusados, han optado por enviarlos a la prisión, donde al menos están protegidos de la deportación.

La decisión es “extrema”, pero al menos evita la deportación a los acusados, que a menudo pueden salir de la prisión bajo fianza, precisó el diario.