Los inmigrantes mexicanos que son profesionistas ganan el 70% del salario de un nativo.

Las profesionistas mexicanas que emigran hacia Estados Unidos son las peor pagadas.

Si bien su preparación académica les permite tener un ingreso superior al que tendrían en México, tienen una desventaja salarial frente a los profesionistas nativos e inmigrantes de otras nacionalidades.

La brecha se extiende incluso a sus connacionales hombres.

Mientras un mexicano altamente calificado en Estados Unidos gana en promedio 74 mil 500 pesos mensuales una mujer recibe 43 mil pesos, casi la mitad,reveló el estudio «Dreamers la otra fuga de cerebros», elaborado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados, publicado en junio de 2017.

Entre los migrantes mexicanos en Estados Unidos solo 6.1% de los hombres y 7.4% de las mujeres cuentan con nivel profesional y de posgrado, de acuerdo con el Anuario de Migración y Remesas elaborado por la Fundación BBVA Bancomer en 2016.

 

 Los salarios de los migrantes mexicanos altamente calificados son significativamente inferiores a los de nativos y migrantes de otras nacionalidades.

Sin embargo, sin importar el género, los salarios de los migrantes mexicanos altamente calificados en Estados Unidos son significativamente inferiores a los percibidos por los nativos con credenciales académicas equivalentes y a los de inmigrantes de otros países.

Así lo reveló el estudio «Migración calificada entre México y Estados Unidos» realizado por investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) Rodolfo Tuirán y José Luis Ávila en 2013.

El ingreso promedio anual para los nativos con licenciatura y posgrado es de 65 mil dólares y de 67 mil para los migrantes no mexicanos, en contraste, el ingreso de los paisanos apenas llega a los 45 mil dólares, 70% de lo que gana un nativo.

Las personas con altas calificaciones son atraídas por los países avanzados por distintos incentivos entre lo que se encuentran las mayores oportunidades de encontrar un empleo apropiado a sus capacidades, un salario más elevado y la infraestructura científica y profesional, explica la investigación de Tuirán y Avila.

México es el primer lugar de América Latina y el sexto a nivel mundial en migración de personas altamente calificadas, es decir, quienes cuentan con licenciatura o grado asociado, maestría o doctorado. También es el cuarto lugar global en migración de ese tipo hacia Estados Unidos.

Del total de mexicanos profesionistas en Estados Unidos solo el 45% se desempeña en ocupaciones profesionales y de servicios, 12.7% en ocupaciones gerenciales, financieras y de negocios, 12.2% en apoyo administrativo y el resto en actividades más alejadas a sus estudios, como la minería y el transporte.

A pesar de la brecha salarial los mexicanos altamente calificados encuentran mejores oportunidades en Estados Unidos que en México.

En el país las personas que tienen estudios superiores son quienes sufren mayor desempleo, el 44% del total no tiene trabajo frente al 12.4% de desempleados con estudios de primaria, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

solo 5.2% de quienes trabajan reciben un salario superior a 12 mil pesos mensuales, casi una tercera parte de lo que gana una mujer profesionista trabajando en Estados Unidos.