Cada vez hay más redadas de migración en Estados Unidos, y los migrantes de bajos recursos requieren apoyo de abogados voluntarios.

Ante las políticas divisivas del presidente Donald Trump, es más fácil percibir la necesidad de que organizaciones que protegen los derechos del migrante, luchen por ofrecer asistencia legal voluntaria para atender la crisis de deportaciones y casos migratorios. Es por eso que el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, al presentar su presupuesto de la ciudad, comenta que ha propuesto un fondo de ayuda para quienes enfrentan una deportación.

No es ningún secreto que gran parte de la economía robusta y saludable que goza California, se debe en parte al trabajo y esfuerzo de todos los que trabajan y pagan impuestos. Todos, incluyendo a los más de dos millones de indocumentados que viven en el estado Dorado.

El equipo del alcalde considera de carácter urgente el hecho de proveer ayuda a todos aquellos indocumentados que estén en peligro de ser deportados. Los que tienen historial criminal no califican pero en su gran mayoría, dicen los políticos, son familias cuyo único delito es buscar una mejor vida para sus hijos y por eso, dice Gacetti, varias entidades locales y estatales “le entran” para ayudar a la comunidad trabajadora.

La concejal Nury Martínez dice que uno de los principios de La Constitución de los EE.UU. es que la justicia es para todos y que no solo castiga, sino que también protege.

Cuando los oficiales de migración deportan a padres de familia de hijos nacidos en los Estados Unidos, dejan a estas criaturas desamparadas, porque, tienen que ingresar al departamento de adopciones lo cual cuesta dinero, que se paga con los impuestos del contribuyente y es por eso que las autoridades quieren ofrecer protección a quien enfrenta deportación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here