Inmigrante mexicano iba por su ‘green card’, pero le hicieron deportación exprés

0
10

Ramón Ruiz Ortiz llegó bien contento a su cita a las oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) a las 8:30 de la mañana del 11 de mayo para una entrevista sobre la residencia permanente. No solo no se le dieron – pero aún – para las 6:30 de la tarde de ese mismo día, ya lo habían deportado a Tijuana, México.

Él y su familia están devastados, viviendo la peor pesadilla de sus vidas.

“Ha sido traumático para todos. Tenemos una angustia en el pecho que no se nos quita”, dice su esposa, Norma Pérez Hernández, sin poder contener las lágrimas.

Comenta que cuando su hija de 16 años se enteró de que habían deportado a su padre, casi se desmaya. “Está muy apegada a su papá. No para de llorar. Mi hijo mayor se siente culpable. Él lo acompañó a la cita. Se siente mal de no haber podido hacer nada para evitar su deportación”, afirma.

Ruiz Ortiz llevaba 17 años en Estados Unidos. Él y su familia viven en Moreno Valley en el condado de Riverside. Por 14 años trabajó en una fábrica de madera y era el principal proveedor de su casa. Es padre de tres hijos nacidos en Estados Unidos, de 24, 16 y 4 años. El hijo mayor es biológicamente solo de su esposa, pero él lo adoptó como suyo.

Lo aconsejaron mal
Su abogada en migración, Hadley Bajramovic, quien tomó el caso de Ruiz Ortiz sin cobro alguno a petición del Consulado de México en San Bernardino, sostiene que el abogado anterior falló en investigar los antecedentes del inmigrante mexicano.

“Debió decirle que si tenía una deportación previa existía el riesgo de que lo que fueran a detener a la hora de hacer la entrevista en USCIS”, detalla.
Pero lo más delicado, explica la abogada es que a Ruiz Ortiz lo deportaron de manera exprés sin darle el derecho a ser escuchado por un juez de migración.
“Lo pidió pero un agente de migración de ICE decidió no darle esa oportunidad y lo deportó”, indica.

La abogada aclara que las prioridades de migración son detener y deportar a terroristas, criminales y a quienes tengan una orden de deportación emitida por un juez. “Ramón no es terrorista, no tiene ningún antecedente criminal y ningún juez le ordenó salir del país”, enfatiza.
Ruiz Ortiz fue deportado en 1999 cuando intentó entrar por primera vez al país. Después de ese fallido intentó, entró al país y nunca tuvo ningún problema, aclara su esposa.

Nunca lo esperó
La Opinión logró hablar por teléfono con Ruiz Ortiz, quien se encuentra en Ensenada, Baja California.

“Ha sido muy difícil estar separado de mi esposa y mis hijos. Los extraño mucho. Me siento muy mal. Es como si estuviera viviendo una pesadilla. No puedo dormir bien. Me agobia mucho no poder apoyarlos y verlos sufrir”, relata.

Y revela que nunca imaginó que la cita con inmigración fuera a salir mal. “Pensé que todo iba a ir muy bien. Cuando me dijeron que me deportarían, se apoderó de mí una gran desesperación y miedo”.

Su abogada dice en los próximos días,se reunirá con representantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y la Coalición por la Justicia de los Inmigrantes para ver si hay algún resquicio dentro del acuerdo en la demanda colectiva López-Venegas contra Johnson vigente hasta el 2018 que permita traer de regreso a Ruiz Ortiz a Estados Unidos.

En 2015 se alcanzó dicho acuerdo en relación a nueve inmigrantes que fueron expulsados del país al ser obligados a firmar su salida voluntaria. Se les permitió regresar para que pudieran presentar recursos legales y arreglar su estatus migratorio.

¿Robo de identidad?
Virginia Kice, portavoz de ICE, señala con relación a la deportación de Ramón Ruiz Ortiz que se determinó que él no era Ramón Ruiz Ortiz, sino otro individuo que fue previamente expulsado del país.

“Basado en su historia migratoria, y el hecho de que intentó obtener residencia permanente de manera fraudulenta bajo un supuesto nombre, ICE decidió tomarlo en custodia, reinstalar la orden previa de deportación y repatriarlo a México”, indicó.

La abogada Bajramovic negó terminantemente los argumentos de ICE de que Ruiz Ortiz no es quien dice ser y cometió robo de identidad. “Los documentos de identificación emitidos por el Consulado de México son a prueba de fraude”, subraya.

Ruiz Ortiz solicitó su residencia en base a la forma 245 (i) por medio de su hermana. Como tardaba mucho el proceso, presentó una segunda petición a través de su hijo mayor, Erick Silva, de 24 años. “Incluso pagó una penalidad de 1,000 dólares por estar indocumentado en el país al hacer la segunda petición”, explica su abogada pro bono.

Guardan esperanzas
Su hijo Erick dice que su padre iba tan feliz a la entrevista que hasta habían acordado que toda la familia iría a comer después. “Me devastó mucho lo qué pasó. Él es muy buena persona, muy responsable. Pagaba impuestos y hasta tenía una puntuación de crédito muy alta”, asegura su hijo mayor.

Su madre admite que su mayor deseo es volver a tener a toda su familia unida. “Éramos como un equipo. Si el capitán no está, el equipo está incompleto, no funciona”, dice llena de pesar.

Arrestos al doble
El director de ICE, Thomas D. Homan, reveló el 17 de mayo que los arrestos de inmigrantes se han incrementado 40% este año. En total se han detenido 41,300 inmigrantes, casi 11,000 tenían condenas criminales – estas cifras son más del doble que el año anterior en el mismo periodo.
La abogada de migración de Ruiz Ortiz recomendó a los inmigrantes a fin de evitar lo que le pasó a su cliente no acudir a notarios ni consultores de migración. También sugiere buscar abogados de migración con al menos cinco años de experiencia, y un historial de resolver casos con éxito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here