Hugo Castro, un activista proinmigrante de la organización Ángeles de la Frontera, desapareció el pasado 13 de abril en México cuando se dirigía a participar en una caravana de solicitantes de asilo humanitario tras grabar un video en el que pedía ayuda.

El activista transmitió un mensaje en su cuenta de Facebook en la tarde del jueves desde la autopista que une Ciudad de México con Puebla donde pedía ayuda, indicaba dónde se encontraba y afirmaba que estaba siendo amenazado.

“Necesito ayuda. Estoy aquí con muy poco dinero, no me quieren agarrar dólares, y fui agredido por un grupo de criminales”, se escucha a Castro. “Si algunos compañeros pudieran venir por mí. Es saliendo de la ciudad de México (…) rumbo a Puebla”, continúa.

Desde entonces, no hay ninguna pista sobre el paradero de Castro, quien hace unas semanas recibió amenazas de muerte cuando ayudaba a un grupo de inmigrantes en la frontera en Tijuana.

View image on Twitter

activista de de se encuentra desaparecido en carretera &Puebla.

“Estamos muy preocupados y no sabemos todavía qué está pasando”, dijo vía telefónica Enrique Morones, fundador y director de Ángeles de la Frontera, en la que Castro se ha desempeñado por más de 10 años al frente del grupo dedicado a ayudar inmigrantes en Baja California. Morenes entregó aproximadamente 1,000 dólares a su compañero para la misión en México.

Hugo, nacido en Estados Unidos, viajaba solo para recoger un vehículo que iba a ser utilizado en el Vía Crucis Migrante, una caravana reivindicativa para acompañar a un grupo de centroamericanos solicitantes de asilo humanitario. El Vía Crucis partía de la frontera con Guatemala y atravesaba México hasta llegar a Tijuana, según afirmó a Univision Gaba Cortes, su pareja.
Cortes confirmó el caso se encuentra ya en manos de la Fiscalía de desaparecidos de la Policía General de México y se ha activado el mecanismo de protección de defensa de periodistas y defensores humanos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

La última vez que ella tuvo noticias de Hugo fue un día antes de su desaparición, cuando le dijo que un “grupo del crimen organizado en Tamaulipas lo había interceptado y lo había amenazado”, aunque no quiso darle detalles porque “porque podía ser muy riesgoso”.

Amenazas de muerte

Hace unas semanas, el activista recibió amenazas de muerte mientras realizaba su labor humanitaria en la frontera con la campaña SOS Migrante que busca ayudar a los migrantes haitianos en Tijuana, según Morones y Cortes.

“Hugo defendió a un inmigrante porque le estaban cobrando una tarifa excesiva por una corta distancia”, contó su pareja.

Tras la intervención de Hugo, varias personas lo rodearon y le advirtieron que “no sabía con quién se estaba metiendo” y que “no tenía ni idea de lo que le iba a pasar”. Además, le gritaron “te voy a matar” y “te voy a colgar”.

“La persona que lo amenazó tiene varios delitos en su contra por posesión de droga. Es una mafia aquí en Baja California”, indicó Cortes.

La familia del activista se ha puesto en contacto con el consulado estadounidense en México, aunque por ahora no les han ofrecido ningún tipo de ayuda y están a la espera del resultado de las pesquisas realizadas por México.

En la tarde de este lunes, Cortes viajará a Ciudad de México donde reunirse con el fiscal de la Unidad de Desaparecidos para revisar unas cintas de video de unas cámaras de seguridad.