Al recalcar que la migración a Estados Unidos está creciendo, Axel Ramírez Morales, del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM aseguró que “a pesar de los muros que quieren poner, la gente siempre encontrará la manera de entrar, y habrá quienes nazcan allá con padres de diferentes culturas”.

Por ello, destacó el académico, más allá de que a Donald Trump no le agradan los mexicanos, y de que México tiene cierto rechazo a la cultura estadounidense, es necesario abrirse al análisis de ambas culturas para revalorarnos.

“Los mestizajes siguen ocurriendo, y conforme crezca la migración, se irán formando nuevas identidades, señaló”. Ramírez Morales lamentó que con el tiempo se ha perdido el contacto con los descendientes de los primeros migrantes mexicanos y recordó que la UNAM abrió su primera sede en EU a raíz de que en 1944 un grupo de connacionales en Chicago pidieron a nuestro país servicios culturales.

El especialista en estudios chicanos precisó que en la actualidad la cultura norteamericana se ha diversificado con el surgimiento de nuevos grupos, más allá de los chicanos, con hibridaciones como la artista Lila Downs, quien se autodefine como mixteca-estadounidense.

Están los newyoricans, quienes se identifican más con Nueva York, que con la Unión Americana en conjunto; o los chicanadians, que sienten más pertenencia a Chicago y Canadá, ejemplificó.

“Cuando la gente está en medio de dos culturas crea una nueva; varios mestizajes se están dando, y conforme siga creciendo la migración, se irán formando nuevas identidades”, expuso al dictar la conferencia “Lo que México ha hecho por los méxico-americanos / chicanos y lo que éstos han hecho por México”, como parte del ciclo Relaciones Culturales México-Estados Unidos. Conforme surgen estos mestizajes (con los cuales es necesario interactuar, además de comprender), Estados Unidos se plagará de más mezclas y la población blanca continuará decreciendo, sentenció.

La cooperación cultural, como la que mantiene el proyecto Tepito Arte Acá, donde artistas de ese barrio van a Chicago a estudiar arte, y viceversa, debe retomarse con más formalidad por las instituciones de educación superior, por lo que el investigador invitó a los asistentes a realizar más estudios sobre la literatura fronteriza y las formas de expresión.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here