¿Y si se cortan las remesas internacionales?

0
20

¿Y si se llegaran a cortar las remesas internacionales procedentes de Estados Unidos, como ha prometido Donald Trump? Según expertos, éste sería un “golpe mortal” a la economía de los estados más pobres de México.

Un estudio elaborado por el gubernamental Consejo Nacional de Población (Conapo), la Fundación Bancomer y el BBVA Research México, revela que los estados más pobres del país y las tienditas o micronegocios de los hogares receptores son los que más dependen de esos envíos de dinero.

De los 384.000 micronegocios en estados receptores de remesas en 2014, 36% se concentró en el sector servicios y en tienditas de “abarrotes” (comestibles y productos de limpieza para el hogar). Unos 216.000 son dirigidos por hogares al frente de mujeres, según el informe.

Este es el verdadero blanco de las políticas migratorias que podría dañar seriamente a millones de mexicanos y arrojar a más personas al abismo de la pobreza, que afecta a más de la mitad de la población.

La pobreza de hecho aumentó de 53.3 a 55. 3 millones de personas entre 2012 y 2014, según el más actualizado informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).  Sólo unas 100.000 personas lograron salir de la pobreza en este período, de acuerdo con ese informe.

Durante su campaña rumbo a la Casa Blanca, Donald Trump prometió la construcción de un muro fronterizo y que México lo pagaría, incluso reteniendo y haciendo uso de las remesas que trabajadores mexicanos rutinariamente mandan a sus familiares.

Asimismo, prometió deportar a por lo menos tres millones de indocumentados en una primera etapa, los cuales tendrían un historial con la justicia.

Cada indocumentado que regresa a este país representa un problema para el gobierno, porque requiere techo, empleo y recursos para su subsistencia, mientras que su permanencia en Estados Unidos constituye un beneficio por las divisas que envía a sus familias. Entre los 10 estados donde creció la pobreza en México sólo hay uno, Oaxaca, en el sureste del país, que figura entre los que más dependen de las remesas, pero con las medidas de Trump podrían unirse a esta provincia otros más.

Michoacán, Guanajuato y Jalisco, son los mayores receptores de remesas, pero Michoacán, Guerrero y Oaxaca, al sur, son las que más dependen de ellas con porcentajes respecto a su producto interno de 7 a 10%, según cálculos oficiales.

Según el “Anuario de migración y remesas 2016”, las remesas mostraron a partir de 2015 una dependencia no observada desde 2008, al representar 2,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). En 2015, México recibió el cuarto mayor registro de remesas en su historia con 24.000 millones de dólares, un alza anual de 4,8.

Los principales estados de origen del flujo monetario fueron California con 29.9%, Texas con 14.2% e Illinois con 5.1%. En noviembre pasado, las remesas aumentaron 24.6% respecto al mismo mes del año anterior, su mayor alza en 11 años, reflejando el temor de que Trump pudiera confiscarlas o aplicarles un impuesto.

Por lo que corresponde al año pasado, las remesas internacionales lograron un total de 24.6 millones de dólares, esto en un lapso que fue de enero a noviembre, así que al tener las cifras de los 12 meses, el total bien podría llegar a los 27 mil millones de billetes verdes.

con información de Fundación Bancomer, BBVA Research México y agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here