La Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), que aglutina a los comisionados y titulares de derechos humanos de 20 países, hizo un pronunciamiento para exigir que se desarolle un plan de acción ante una posible crisis migratoria en Estados Unidos.

Entre las exigencias, que fueron a propuesta de Luis Raúl González, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), están que las cancillerías y secretarías de Relaciones Exteriores de los países miembros de la FIO apliquen un plan de acción para la defensa de los derechos y la protección a los migrantes que se encuentran en la Unión Americana.

“A propuesta del Ombudsman mexicano, la FIO, que reúne a las y los Defensores del Pueblo, Procuradores, Proveedores, Razonadores, Comisionados y Presidentes de Comisiones Públicas de Derechos Humanos de los países iberoamericanos de los ámbitos nacional, estatal, regional, autonómico o provincial, manifestó su preocupación y rechazo por cualquier acción que pretenda menoscabar la dignidad y derechos que asisten a esas personas”, indicó la CNDH en un comunicado.

El pronunciamiento, que fue realizado en Tenerife, España, indica que la FIO solicitará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al Alto Comisionado para los Refugiados y al Comité Internacional de la Cruz Roja estar atentos a la situación de las personas migrantes en Estados Unidos.

Destacaron, además, la importancia de actuar de manera decisiva en la generación de políticas públicas que atiendan el fenómeno migratorio en los países integrantes de este organismo internacional, para que en coordinación con las respectivas cancillerías se exija y vigile que los migrantes no sean víctimas de arbitrariedades, y se prevengan daños y perjuicios indebidos a sus personas, bienes e intereses.

“La FIO invita a que se atiendan las causas que propician la migración en los países que la integran, que se genere un entorno con condiciones de seguridad, igualdad y bienestar, que prevenga que los connacionales se vean forzados a migrar a otros países, por no encontrar en los suyos los niveles mínimos que les permitan su desarrollo integral, lo que por sí mismo implica una violación a sus derechos fundamentales”, argumentó el organismo.

“El apoyo y atención que las naciones, cuyas instituciones autónomas defensoras de derechos humanos se encuentran representadas en la FIO, puedan brindar a sus nacionales deberá ser canalizado, en primer término, a través de las tareas de asistencia y protección que realizan sus embajadas y consulados, señalan los Ombudsperson firmantes del pronunciamiento”.

De acuerdo al comunicado, el presente pronunciamiento, propuesto por el ombudsman mexicano, fue aprobado en forma unánime por el Consejo Rector y la Asamblea General de la FIO.