American Friends Vote for Hillary and Support Mexico invita una lona plástica colgada sobre la carretera oriente en la principal vía en Ajijic, que es una población del municipio de Chapala ubicado en los alrededores del lago de Chapala en el estado de Jalisco, México. Es una comunidad urbana que según el censo del 2010 tiene una población total de 10 509 habitantes.

La leyenda no es ociosa, en este poblado localizado en la ribera de Chapala, a tan solo 54 km de la capital de Jalisco, se alza la mayor comunidad de residentes norteamericanos asentados en México. Por estos días la apacibilidad de Ajijic , “un pueblo gringo”, donde se habla más inglés que español, se irrumpe con la proximidad del proceso del proceso electoral en Estados Unidos a tan sólo a tres días de culminar con las votaciones del 8 de noviembre.

La disputa Hillary Clinton- Donald Trump, mueve a todos a querer participar, incluso de manera anticipada ya hay quienes han emitido su voto como los siguientes norteamericanos entrevistados por el grupo Milenio:

-“Votamos antes de venimos de Estados Unidos para acá. Votamos por Hillary, porque Trump es un hombre loco. Ella tiene problemas pero está haciendo un buen trabajo, es muy inteligente y sabe mucho. Ella no nos va a meter en tantos problemas como Donald sí lo haría.”

-“Definitivamente por Hillary, y no por Trump, porque Trump es un tonto, y no sabe nada respecto a cómo gobernar, y Hillary sabe de lo que está hablando.”

En la localidad de Ajijjic hay más de 4 mil norteamericanos con residencia permanente. La mayoría son pensionados y jubilados que seducidos por el agradable clima, y el ambiente cultural, bohemio y relajado, han elegido éste municipio de Jalisco para su retiro, lo cual no exenta su interés en la política de su país y el futuro que está en juego.

-“Ninguno de los dos merecen estar en la Casa Blanca, pero si tengo que hacer una elección, escogería a Donald sobre Hillary. Él entiende sobre negocios, no es un político, puede ser bueno, puede ser malo, pero no puede ser peor de lo que tenemos ahora. Cuando un político es elegido en Estados Unidos, el segundo día después de que asume su cargo empieza a conseguir fondos para intentar ser reelecto. Está más interesado en ser reelegido que en los problemas que tiene la gente en el país.”

Tal polémica fue avivada por el propio republicano Donald Trump, quien se ha ganado fama de racista y el odio, tanto de muchos mexicanos como también de muchos estadounidenses.

-“No le importa el país, no le importa el gobierno, no le importa los proyectos. Él sólo quiere a su ego y a su cabeza grande. Cree que todos los mexicanos son asesinos y violadores, pero dice cosas que las personas quieren escuchar.”

Por otra parte, Trump atacó ayer a Clinton y aumenta sus acusaciones al llamarla: “mujer inestable”. Pone en duda su capacidad para manejar al país, porque “mintió al ocultar información confidencial en sus correos electrónicos.”

“¿Cómo puede manejar un país si no puede manejar sus correos?”, arremetió contra Clinton el candidato republicano.

En reacción a estos ataques Hillary se pronunció para convencer a los indecisos por no votar por Trump: “Sólo siéntate con él, y pregúntale cuál es su plan? Y te darás cuenta que está enojado y frustrado. ¡Y eso no es un plan! Y nosotros tenemos mucho trabajo por hacer.”, declaró la candidata demócrata durante sus actividades de campaña en Pittsburgh.

Otro incidente curioso es que en un evento donde estaba presente el presidente estadounidense Barack Obama, un veterano del ejército norteamericano sacó una pancarta para apoyar a Donald Trump, por lo que fue abucheado por el público asistente. Obama diplomáticamente dijo que: “en primer lugar, en Estados Unidos se respeta la libertad de expresión, en segundo lugar, se trata de una persona que sirvió al ejercito americano en tercer lugar, se trata de un adulto mayor y que hay que respetar a sus ancianos, y en cuarto lugar, pidió a los asistentes que no abucheen, sino que voten”. Después fue sacado del recinto por elementos de seguridad que lo escoltaron hasta la salida.

Un temor latente para México en el caso de que el republicano Donald Trump gane la contienda electoral y sea el próximo presidente del país vecino, es que existe la probabilidad de que pueda crear un problema económico para Estados Unidos, porque se cree que destrozaría la economía y causaría una inflación por el tipo de políticas que implementaría con el gravamen del 35 % de impacto en las importaciones. Sin embargo, el gobierno mexicano, no tiene un plan de contingencia contra el posible triunfo de Trump, ni ha revisado los mercados, así como tampoco hay un plan emergente estratégico con medidas preventivas para las elecciones del próximo martes 8 de noviembre, que brinden certidumbre y estabilidad a nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here